¡Bienvenidos!

Proteínas para todos los gustos

Publicado el sábado 9 de septiembre, 2017

¡Hola amigos! iniciamos otro mes más y espero que lo estén pasando muy bien en su camino hacia una vida más saludable. Como ya hemos mencionado en otros artículos, parte importante para conseguir nuestros objetivos es una buena alimentación, teniendo como dieta ideal un buen balance entre los principales grupos alimenticios: proteínas, grasas y carbohidratos.

En esta ocasión vamos a hablar sobre las proteínas. Son muchas las dudas y los mitos sobre este término; entre los principales, atribuírsele como alimento exclusivo de los fisicoculturistas o ser el gran culpable de las grasas acumuladas en el cuerpo, lo cual es absolutamente falso.

Lo cierto es que todos necesitamos de las proteínas. De hecho, desde que fuimos gestados en el vientre materno estamos siendo alimentados con proteínas y demás nutrientes por medio del cordón umbilical, luego al nacer a través de la leche materna.

Nuestro cuerpo descompone las proteínas que obtiene de diferentes alimentos en aminoácidos, los cuales forman los bloques «reconstructores» de los músculos.

Debido al desgaste de nuestros músculos por las diversas actividades cotidianas, nuestro cuerpo necesita constantemente de las proteínas para su mantenimiento, variando las cantidades requeridas según cada persona. En su defecto, los músculos no tendrían cómo reponerse y, día con día, nuestra masa muscular se iría perdiendo hasta llegar a casos extremos de delgadez, exponiendo en gran medida nuestra salud.

Muchos piensan erróneamente que sólo las personas que hacen pesas deben comer proteína. Pero la realidad es que todos necesitamos un aporte constante para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo.Las fuentes de proteína son muy variadas, estando en mayor o menor cantidad en alimentos que consumimos diariamente. Hay proteínas de origen vegetal (semillas y frutos secos), así como también de procedencia animal (carne,huevos, pescado etc). Las hay además de origen artificial, lo que quiere decir que son sintetizadas en un complemento nutricional, como por ejemplo los famosos batidos de proteína.

Durante el transcurso del día, nuestro cuerpo utiliza la proteína para reponer el desgaste muscular, por lo que debemos asegurarnos de ingerirla constantemente (lo ideal sería tomarla de las diversas fuentes para una óptima nutrición).

Y ya que el desgaste es diferente para cada persona, no sólo por sus condiciones físicas propias, sino también por los objetivos a que se quiere llegar, las cantidades de proteína a consumir debieran estar asesoradas por un profesional de la nutrición que prepare para usted un plan alimenticio que se ajuste a sus características individuales y metas. Así por ejemplo, un competidor de fisicoculturismo que desea entrar en una categoría mayor a su peso actual tiene que aumentar su consumo de proteínas, para que sus músculos puedan crecer poco a poco.

Sin embargo, existe un pequeño factor por el cual resulta un error considerar que el consumo de proteínas y el crecimiento muscular son directamente proporcionales, pues cada cuerpo tiene una determinada capacidad de asimilación. Dicho factor es el que marca una gran diferencia entre una persona y otra, haciendo que algunos aumenten su musculatura con ciertas cantidades de proteína y haciendo que otros acumulen grasa aún consumiendo exactamente las mismas porciones.

Es decir, los requerimientos para cada persona son absolutamente diferentes, dada la capacidad de asimilación de cada quien. Pero en general, si consumimos cantidades desmedidas de proteína, una parte de los excedentes se almacenarán como grasa en nuestro cuerpo, mientras que el resto se expulsará del organismo.

Sabiendo entonces que los excesos, las cantidades que nuestro cuerpo no pudo asimilar, van a parar a lugares donde no queremos (la grasa en nuestra cintura por ejemplo), lo ideal es buscar una ingesta balanceada de proteínas, basada en nuestra condición actual y en la que queremos obtener progresivamente.

Una vez más, es la ayuda del nutricionista la que te pondrá sobre un buen camino, no sólo para consumir las cantidades adecuadas, sino también para tener un equilibrio de los diferentes tipos de proteína.

Muchos pretenden vivir únicamente de ciertos batidos de proteína, pero descuidan el resto de las comidas y dejan de percibir otros nutrientes importantes. Otros se someten a dietas extremas tomando como ejemplo los planes alimenticios de fisicoculturistas que no sólo son diferentes físicamente hablando, sino que también tienen acceso a otro tipo de suplementos y además viven en otros países donde se alimentan de otros productos que no incluyen en la lista.

El punto es que cada persona es un ser único e irrepetible, con un estilo de vida diferente a los demás, con costumbres y actitudes personalizadas, con cierto tipo de trabajo, con una condición física y genética diferentes, lo cual es razón suficiente para que tener un plan alimenticio y una rutina propios, que adaptados a tus peculiaridades permitan acercarse a la meta de forma eficiente.

Mi recomendación es que te ejercites periódicamente con nosotros, descansa lo suficiente para que tus músculos se recuperen y aporta cantidades moderadas de proteína de forma constante a lo largo de todo el día.

Y ya que estamos de acuerdo con que la proteína es necesaria para todos, para nuestro siguiente artículo no te pierdas el siguiente grupo alimenticio: Los carbohidratos. Tienen fama de protagonizar las clásicas prominencias abdominales, pero la verdad es otra. Entérate en nuestro próximo encuentro.

Una alimentación balanceada te hará llegar más pronto hasta tu meta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.