¡Bienvenidos!

Papás más fit

Publicado el viernes 9 de junio, 2017

Hola amigos, ¿Qué tal? ¿Cómo van con sus rutinas?
Ya estamos en la cintura del año y vamos a empezar el mes del padre. Al respecto, me gustaría dedicar unas líneas a la importancia de la figura paterna como ejemplo de vida saludable.

Muchos creen que con el transcurso de los años deben retirarse de la actividad física de la misma manera en que se retiran de la vida laboral. Lo cierto es que los músculos no deberían abandonarse y relegarse al sedentarismo, pues es el entrenamiento constante el que nos mantendrá activos y eficientes aunque lleguemos a una edad avanzada.

Para los que ya están en la gran empresa de ser padres, sean jóvenes o más experimentados con hijos grandes y hasta nietos, el compromiso va más allá de velar por la salud propia, pues además abarca el hecho mismo de ser un modelo a seguir.

Quienes  tuvimos el privilegio de crecer con nuestros padres reconocemos que de pequeños queríamos ser como ellos e imitábamos su forma de vestir, sus quehaceres, su forma de hablar, etc. Poco a poco, nos fuimos convirtiendo en una nueva versión de ellos, influenciada ampliamente por el ejemplo que tuvimos frente a nuestros ojos. De ahí que mantenerse saludable no es un objetivo meramente individual, sino que también está motivado por nuestra idea de heredar a nuestros hijos una vida de mejor calidad por medio de las buenas costumbres.

Muchos padres se acercan y preguntan si pueden entrenar junto a su hijo o si debieran hacerlo por separado. Les respondemos con la frase «los músculos no tienen edad», y les explicamos que no hay problema con que ambos realicen los mismos ejercicios. La diferencia es que cada cuerpo tiene un ritmo específico dado por la edad, la meta personal, la alimentación, incluyendo el estado de ánimo de cada día.

Los músculos se entrenan siempre de la misma manera, en el sentido de que se utilizan cargas que aumentan de forma progresiva. Sin embargo, tales cargas varían dependiendo de las condiciones que caracterizan a cada quien.

En Be fit estamos dispuestos a ayudarte con tu rutina y la de tu hijo porque también promovemos la unión familiar. Además, procuramos tener un buen ambiente para la comodidad de todos los que quieran entrenarse con nosotros.

Y ya que eres un modelo a seguir, si tú demuestras buenos valores y respetas las normas de convivencia dentro o fuera del gimnasio, ten la seguridad de que tu hijo será fiel reflejo tuyo. Bien reza la frase popular: «las palabras convencen, pero el ejemplo arrastra».

Saludar al ingresar a las instalaciones, tener higiene personal al ejercitarte, dejar limpia la maquinaria tal como la encontraste, compartir amablemente el equipo, etc., son acciones que nunca están de más y contribuirán no sólo a mantener agradable tu espacio de entrenamiento, sino que estarás inculcando a tu hijo buenos valores que le beneficiarán enormemente.

Sé un ejemplo de vida saludable y disfrútalo.
«Instruye al niño en su camino y aunque fuere viejo jamás se apartará de el»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.