¡Bienvenidos!

Organizando tu rutina para quemar grasa

Publicado el viernes 30 de noviembre, 2012

¿Qué tal les va? Hoy  hablaremos sobre uno de los mitos más famosos en los gimnasios. Han escuchado alguna vez este comentario: “Primero, hay que bajar de peso sólo con cardiovascular y hasta después hacer notificación porque las pesas enduran la grasa»…

Sé que les parecerá una frase muy familiar, pero déjenme decirles que esto es totalmente falso y a continuación les explicaré porqué. Los ejercicios con pesas mejoran el tono muscular y entre más músculo tengamos, más grasa quemaremos.
De ahí que el trabajo de tonificación lejos de «endurar la grasa» (como se dice popularmente), es imprescindible para lograr  una buena condición física. Si intentas bajar grasa únicamente con ejercicio cardiovascular, lo único que obtendrás es un cuerpo sin tono, sin forma y una piel flácida.

Ahora bien, durante una sesión de entrenamiento, es muy importante que, tras un pequeño calentamiento de unos 5 a 8 minutos, lo primero que realicemos sea nuestra rutina con pesas y dejar por último el cardiovascular. Esto tiene que ver con la intensidad adecuada con la que se debe realizar este último para que sea eficiente.

Cuando recién llegas al gimnasio, es cuando dispones de más energía. Es el momento ideal para sacar provecho a las actividades con mayor intensidad. Si te gustan las clases grupales (Aeróbicos/Step, Taebo, Spinning, Baile, Yoga o Pilates), te resultará muy efectivo combinarlas con un poco de entrenamiento con pesas para buscar una mejor condición física.

La reducción de grasa corporal se logra ejercitando a intensidad moderada, por lo que se recomienda dejar el ejercicio cardiovascular hasta el final de la sesión. En este momento, ya has gastado gran parte de tu energía y es el punto exacto en el que puedes subirte a la caminadora, la elíptica o la bicicleta y ejercitarte a una intensidad suave para quemar grasa sin afectar tus músculos. Entre 20 y 60 minutos como máximo a una velocidad equivalente a una caminata rápida (sin llegar a correr) es el rango recomendado. Para conocer tu intensidad adecuada de cardiovascular, puedes acercarte a los instructores en turno Melvin Barrera, Ricardo Santamaría o su servidor, quienes con gusto te ayudaremos.

En una fórmula simple: Una alimentación adecuada, un poco de ejercicio con pesas para mejorar el tono muscular y un poco de cardiovascular suave al final de tu rutina es lo que te acercará más a tu objetivo. Espero que disfrutes de este blog tanto como yo disfruto escribirlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.