¡Bienvenidos!

¿La grasa amigo o enemigo?

Publicado el domingo 4 de diciembre, 2016

¡Buen día amigos! Nos agrada notar que por medio de este blog podemos ir aclarando sus dudas poco a poco, así como ir rompiendo mitos en el tema del ejercicio y la alimentación.

Siéntanse con toda confianza de manifestar sus inquietudes a nuestros entrenadores, o si necesitan que se hable de algo específico en los próximos artículos de este blog.  Las sugerencias y comentarios de ustedes son muy importantes para nosotros.

En honor a las fiestas que celebramos por el fin de año, y tomando en cuenta las abundantes comidas características de la época, esta vez hablaremos sobre el último grupo alimenticio que teníamos pendiente: «las grasas».

Comúnmente conocida como la culpable de libras extra en nuestro cuerpo, la grasa es el grupo menos comprendido de todos y el más temido. Tanto así que les resultará común haber escuchado frases como: «yo no como grasa», «es malo comer grasa», etc.

Sin embargo, la grasa como tal no es la mala de la película, como tampoco lo son los carbohidratos o las proteínas, sino los excesos, es decir, la ingesta desmedida o desproporcionada de estos tres grupos es lo que bota nuestros esfuerzos en el gimnasio.

A las grasas también se le denomina lípidos. Y para que empiecen a cambiar su percepción errónea sobre este grupo, comenzaré por describirles todos sus beneficios sobre nuestro organismo.

La grasa es un tipo de nutriente cuyas funciones consisten en transportar y absorber algunas vitaminas como la A, D, E y K, que son solubles en grasa. Además, sirve como soporte para los órganos, recubre los tejidos y los protege de impactos. Por otro lado, tiene función termoreguladora, lo que quiere decir que aísla la temperatura, protegiéndonos del frío o del calor. También permite que la piel sea más flexible y le brinda soporte, evitando que esta caiga y se formen arrugas más rápido. Para épocas de carencia, la función natural del cuerpo es utilizar la grasa como reserva energética, de ahí que todos los excesos en nuestra alimentación vayan a parar directamente al tejido adiposo.

Y ya que un solo gramo de grasa nos aporta 9 calorías, comparado con 4 calorías por un gramo de carbohidrato o proteína, es lógico que el grupo de los lípidos sea el de la menor proporción a la hora de revisar la pirámide alimenticia o cualquier otro gráfico que ilustre las cantidades necesarias de cada uno de estos.

Queremos insistir en la búsqueda del balance alimenticio. No hay alimentos malos, pues todos tienen sus aportes propios necesarios para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo.

Recuerden, como ya les mencionabamos en otros artículos, el esfuerzo en  el gimnasio representa un 30 por ciento de tener una buena forma física, pero la buena alimentación es el 70 por ciento restante. Así que manténganse motivados y firmes con sus entrenamientos, pero más aún con sus hábitos alimenticios. Si mantienes un buen ritmo, tus entrenos en Be Fit serán más productivos y tus buenos resultados se notarán más rápido.

Disfruta de la comida saludable, ejercítate con nosotros y vive del estilo Be Fit, be happy!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.