¡Bienvenidos!

¿Cuántas libras quieres bajar?

Publicado el miércoles 24 de octubre, 2012

Medir la cinturaEn la actualidad, es común escuchar que una de las preocupaciones de la gente es “perder peso”. Las personas quieren ponerse en forma rápidamente con el fin de verse bien para algún evento, sus vacaciones y también por salud.

Sin la orientación adecuada, se puede caer en el error de realizar rutinas extenuantes y dietas desequilibradas que a la larga no brindan los resultados esperados.

Si se trata de estar saludable y verse bien, es vital tocar un punto determinante respecto a la pérdida de peso; existen dos maneras de hacerlo y es necesario conocerlas para escoger la mejor: Una es perdiendo músculo (No recomendable); y la otra, perdiendo grasa (Sí recomendable).

Con tal de perder peso rápidamente, las personas sacrifican tiempos de comida, se alimentan muy poco (comen una vez al día) y de mala calidad (frituras, comida rápida, etc.), creyendo que así lograrán su objetivo. Pero esto sólo vuelve más lento al metabolismo. Es decir, al recibir poca comida, el cuerpo entra en modo de alerta y se predispone para ahorrar al máximo sus reservas de energía, que es la grasa acumulada. Como consecuencia, es más difícil eliminar grasa y se va perdiendo musculatura.

El músculo empieza a reducirse porque estos necesitan de una buena alimentación para su mantenimiento. Al comer mal, no queda suficiente energía para que los músculos funcionen bien, por lo que estos van disminuyendo su volumen dejando la piel flácida y con más grasa.

Por otro lado, si la persona come una vez diaria, pero en exceso, el cuerpo guarda las mayores cantidades posibles de grasa para disponer de energía en las demás horas en que no recibe alimento. Así, el cuerpo se va llenando poco a poco de grasa hasta caer en la obesidad. Al tener más grasa que músculo, el cuerpo se vuelve flácido y seguirá subiendo de peso eventualmente. A largo plazo, habrá problemas cardíacos y de presión arterial, pues las venas se estrechan y dificultan al corazón el bombeo de sangre. Además, el cuerpo se vuelve ineficiente al moverse, lo que dificulta realizar las actividades diarias y provoca una sensación de cansancio o fatiga.

Por el contrario, un cuerpo con más músculo luce mejor y más tonificado, facilita los movimientos en la rutina diaria, protege el esqueleto de posibles lesiones por caídas o mala postura y mejora la capacidad cardiovascular por tener las venas libres de compresión. ¿Cómo perder grasa y tener un cuerpo en forma y saludable? Mejorando los hábitos alimenticios, no dejando de comer. Para esto, es importante estar en control nutricional. Además, incluyendo un poco de ejercicio entre tus actividades semanales, que es donde yo puedo ayudarte con mucho gusto.

Ahora que tenemos claro cómo conseguir un cuerpo más saludable, no estaría de más poner manos a la obra. Acércate a Be Fit y consulta sobre las rutinas especializadas para clientes o los entrenamientos personalizados para que comiences a sentirte mejor y verte mejor.

Disfruta tu día añadiendo un poco de ejercicio a tu rutina diaria, como yo!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.